LIBROS CON PAGINA PROPIA

LIBROS CON PAGINA PROPIA
Estos libros tienen página propia. Haz click en el título que te inerese en la barra encima de esta imagen de conjunto

autorretrato inédito en libro

mi otro blog en castellano

cuentosdelmagodelcuento.blogspot.com


es mi segunda página web en castellano. Los cuentos del mago y el mago del cuento es el primer libro que publiqué en España (en 1995) y marca una etapa completamente nueva de mi trabajo literario que comenzó en 1987 con la redacción del cuento "El paraguas amarillo", incluido desde la versión brasileña de 1991 de este libro... que sirvió de caldo de cultivo a algunos de mis mejores libros e incluye un pequeño ensayito sobre mi concepto de literatura infantil. Quedan ustedes cordialmente invitados...

pour mes amis français, j'ai créé une autre page
http://auteurjeunessedecuba.blogspot.com/

Google+ Followers

El pájaro libro


Texto de  Joel Franz Rosell
Ilustraciones de Ajubel.
Madrid, Ediciones SM, 2002.
Colección El Barco de Vapor, Serie Blanca.


El libro-protagonista de esta historia está muy triste. Vive en la biblioteca municipal y sus páginas se están llenando de polvo porque hace muchísimo tiempo que nadie lo saca a leer, "que es como se saca un libro a pasear" . Es así que comienza a sentir unos enormes deseos de moverse, de salir, de escapar.
Sin embargo, no es tarea fácil para un libro abandonar la biblioteca. Será necesario mucho valor, una pizca de viento que lo ayude a volar y también un poquito de suerte, para que ni la bibliotecaria ni la mujer encargada de la limpieza confundan sus ganas de escapar con una simple caída del estante y lo vuelvan a colocar en su lugar:
"La bibliotecaria fue a recogerlo, pero antes de que pudiera alcanzarlo, él tuvo tiempo de dar cuatro brincos y un doble salto mortal.
—¡Vaya, hoy hace mucho viento! —dijo la bibliotecaria."
Las coloridas ilustraciones están llenas de remolinos, volteretas y vientos que se meten a través de las ventanas entreabiertas para soplar muy fuerte, como si quisieran ayudar a este libro en su camino hacia la libertad.
Finalmente, el libro logra su propósito y desde las frondosas ramas de un árbol se llenará de voz para contar a todo aquel que desee oírlo, las historias que guarda en su interior y, también, la suya propia.
          
Imaginaria. N° 187 - Buenos Aires, 16 de agosto de 2006






BOLETÍN DE LA RED DE BIBLIOTECAS PÚBLICAS DE ANDALUCÍA
Número 3 l Primer trimestre 2003
Había una vez un libro que vivía en la biblioteca municipal y estaba cansado de que nadie le sacara a leer, que es como se saca un libro a pasear, así que decidió tomar medidas. Escapa por una ventana y se posa en un árbol del parque. Allí, empezará a narrar, de viva voz, sus historias, para una ávida concurrencia de pájaros, niños y adultos. El cuento es una celebración del libro como objeto vivo, capaz de transformar la vida de las gentes.
Cuatrogatos revista de literatura infantil    / julio 2003 /   cuatrogatosrevista@yahoo.com
En este cuento, el autor cubano Joel Franz Rosell (Los cuentos del mago y el mago del cuento) desarrolla la metáfora del libro como pájaro. El vuelo, el canto, la libertad, atributos esenciales del ave, son traspuestos al objeto de papel para compartir con los lectores un mensaje diáfano y expresado de forma atractiva: no importa cuán valioso pueda ser un libro, únicamente si llega a manos de los lectores (vuele) y comparte con ellos las palabras que lleva impresas en sus páginas (cante) su existencia tendrá sentido. El libro de cuentos que languidecía en un estante de la sala juvenil de la biblioteca municipal, sin que los usuarios se percataran siquiera de su existencia, se niega a ser ignorado eternamente. Con gran esfuerzo consigue, primero, saltar de su estante hasta el piso, con la esperanza de llamar la atención de algún lector; luego, llega hasta el sitio de los diccionarios de consulta –creando un revuelo de protesta entre los sabios volúmenes allí colocados–, y, por último, escapa por una ventana y se posa en una rama de un árbol del parque. Allí, empezará a narrar, de viva voz, sus historias, para una ávida concurrencia de pájaros, niños, adultos y jóvenes. El cuento es una celebración del libro como objeto vivo, capaz de insertarse en espacios múltiples y de transformar la vida de las gentes, pero, también, un canto a la voluntad y una invitación a descubrir las maravillas que pueden esconderse entre las tapas de un tomo cualquiera de la biblioteca, por más olvidado, amarillento y lleno de polvo que esté. Los dibujos realizados por el artista cubano Ajubel merecieron el premio a las mejores ilustraciones infantiles editadas en el 2002, otorgado por el Ministerio de Cultura de España.  
 
Javier Gómez, periodista cultural y crítico puertorriqueño. Estudió Letras en la Universidad de Mayagüez y colabora con distintos medios informativos de su país.

      
   
 

          PREMIO NACIONAL DE ILUSTRACION

          ESPAÑA 2003

Tenemos el gusto de informarles que el ilustrador cubano Alberto Morales Ajubel (Ajubel) ha obtenido el premio a las Mejores Ilustraciones de Libros Infantiles y Juveniles correspondiente al año 2003 por las ilustraciones de la obra El pájaro libro, del escritor cubano Joel Franz Rosell, publicado por Ediciones SM (Madrid, noviembre 2002).

El segundo premio se ha otorgado a Gustavo Ariel Rosemffet (Gusti) por sus ilustraciones para el libro La bella durmiente, de Jacob y Wilhem Grimm, publicado por Perspectiva Editorial Cultural S.A.

Estos premios, los más prestigiosos que se otorgan en España en el terreno del libro ilustrado, están dotados con 12.020,24 y 6.010,12 euros, respectivamente. Además de las dotaciones económicas, estos galardones conllevan también la exposición de los trabajos en las ferias internacionales de libros más importantes como LIBER, Frankfurt, Bolonia y otras.

El jurado ha destacado la calidad de ambos trabajos y, en particular, la eficacia de ambos ilustradores en el empleo de los recursos a su disposición, teniendo en cuenta las diferencias de formato y edición entre los dos libros presentados.

El Jurado ha estado presidido por Fernando de Lanzas, director general del Libro, Archivos y Bibliotecas del MECD. Actuaron como vocales: Sally Cutting, Juan Carlos Ortín y Francesc Martínez, propuestos por las Asociaciones Profesionales de Ilustradores; Ulises Wensell, Constantino Gómez Vidal y Francesc Capdevila, del mundo de la creación, promoción y difusión del libro infantil y juvenil; Josefina Delgado, consejera técnica de la subdirección general de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras Españolas y Teresa Atienza, que actuó como secretaria.

Más del trabajo de Ajubel puede ser consultado en
: http://www.ajubel.net
El ilustrador cubano Alberto Morales Ajubel (Ajubel) obtuvo el premio nacional de ilustración de España (oficialmente denominado “A las Mejores Ilustraciones de Libros Infantiles y Juveniles”) correspondiente al año 2003 por las ilustraciones de El pájaro libro.
El premio, el más prestigiosos que se otorga en España en el terreno del libro ilustrado, está dotado con 12.000 euros. Además de las dotaciones económicas, estos galardones conllevan también la exposición de las ilustraciones en las ferias internacionales de libros más importantes como LIBER, Frankfurt, Bolonia y otras. 

El Jurado destacó la particular eficacia de Ajubel en el empleo de los recursos a su disposición, puesto que es la primera vez que un libro en formato de bolsillo, tapa blanda y en papel reciclado logra imponerse a los álbumes tradicionales, presentados en gran formato y con papel y encuadernación de la mejor calidad.

Fernando de Lanzas, director general del Libro, Archivos y Bibliotecas del MECD presidió un jurado integrado por Sally Cutting, Juan Carlos Ortín y Francesc Martínez, propuestos por las Asociaciones Profesionales de Ilustradores; Ulises Wensell, Constantino Gómez Vidal y Francesc Capdevila, del mundo de la creación, promoción y difusión del libro infantil y juvenil; Josefina Delgado, consejera técnica de la subdirección general de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras Españolas y Teresa Atienza, que actuó como secretaria. 

La conocida especialista Victoria Fernández escribió el 3 de abril 2004 en el diario español El País: 

«...Un premio que este año ha causado sorpresa debido a las características del libro premiado: un pequeño volumen de bolsillo, ciertamente ilustrado pero alejado del concepto de libro ilustrado (gran formato, predominio de la ilustración sobre el texto, etcétera) habitual en el palmarés de este premio. Esto no invalida el mérito de Ajubel, un artista con amplia trayectoria internacional en diseño, ilustración, humor gráfico y pintura, cuyo estilo, de trazos vigorosos y paleta contundente, resulta muy original e impactante. Afincado desde hace 13 años en España, sus trabajos en el ámbito del libro infantil son, hasta el momento, otros dos libros de bolsillo -La tremenda bruja de La Habana Vieja (Edebé) y Vuela, Ertico, vuela (SM), ambos firmados por J.F.Rosell-, y una colaboración en el libro colectivo Mis primeras 80.000 palabras, de Mediavaca... » 

Aclaro que posteriormente, entre otras obras, Ajubel ilustró mi novela La leyenda de taita Osongo (Fondo de Cultura Económica) y, sobre todo creó la novela gráfica Robinson Crusoe con unas magníficas ilustraciones consiguen relatar la historia del famoso naúfrago sin utilizar una sola palabra. Esta obra excepcional se alzó con el Bolognia Ragazzi Award 2009, el más prestigioso premio que distingue un libro ilustrado en el mundo.

Más sobre el trabajo de Ajubel: 

www.ajubelstudio.com

 “Dos premios cubanos para El pájaro libro y dos cubanos
ganadores”
Las ilustraciones realizadas por el artista cubano Ajubel para El pájaro libro, del también cubano Joel Franz Rosell, editado por Ediciones SM (2002), merecieron el premio A la Mejor Labor de Ilustración (2003) que otorga el Ministerio de Cultura de España.
El texto de Rosell acaba de ganar el permio La Rosa Blanca 2003 otorgado por la Sección de Literatura Infantil de la UNEAC (Unión de Escritores de Cuba) a los mejores libros de autor cubano publicados en el año.
Un libro olvidado y por ello frustrado en el estante de la biblioteca municipal, decide lanzarse a la aventura de darse a conocer por sí mismo y, para ello,  tiene que conseguir volar hacia afuera/ Ser trata de todo un reconocimiento al libro como objeto vivo, capaz de transformar la vida de sus lectores y de llevar alegría y esperanza  a los transeúntes. Es, además un canto a la voluntad y una invitación para descubrir el mundo de maravillas que, entre las paginas de un lib ro olvidado en cualquier estante de cualquier biblioteca, zespera por nosotros para compaertri su tesoro y para que lo llevemos a dar “una vuelta”

Adrián Guerra Pensado
Responsable de la Sala Juvenil de la Biblioteca “Rubén Martínez Villena” de La Habana.

Revista En Julio como en Enero, n° 16. La Habana, 2004

El pájaro libro fue traducido en Francia en 2009 por la bicentenaria editorial Belin. 
Las ilustraciones de esta versión quedaron a cargo de Vanessa Hié. 
Fue mi sexto libro francés.




El pájaro libro es un personaje que inventé en 1982. Aparece en un pequeño cuento, titulado "Teresa" que publiqué en el diario Sierra Maestra, de Santiago de Cuba, inspirado en mi entonces buena amiga Teresa Melo (no nos hemos vuelto a ver en casi 30 años!).
La idea de crear un personaje llamado Pájaro libro y la del cuento que finalmente publiqué en 2002 en España, tras unos 20 años en mi cabeza surgió al descubrir la revista BOOKBIRD de la Organización Internacional del Libro para Niños y Jóvenes (IBBY, según sus siglas en inglés). Al final, El pájaro libro resulta una especie de homenaje a esa institución que se desvive por la lectura... como el héroe de mi cuento.

TERESA

Teresa es un cascabel niña y los cascabeles niñas suelen tener problemas de carácter.
El caso de Teresa era particularmente difícil porque ella tenía alma de poeta y no quería sonar cada vez que la sacudían, sino cuando había verdaderos motivos para cantar.
Y como Teresa era el cascabel de un zapatito blanco, cada vez que sacaban al nene a pasear, tenía que sonar y sonar.
Allá abajo la vida era sucia y monótona; nunca veía nada interesante y la voz se le rajaba con el polvo. Así que Teresa fue enfurruñándose y cada día sonaba menos. Hasta que al fin cesó su canción y se apagó el brillo de su cuerpecito de metal.
Enseguida, los padres del nene sacaron a Teresa del cordón del zapatito blanco y la tiraron por la ventana. Pero tuvo la suerte de quedar prendida en la rama de un rosal. Allí la conoció el Pájaro Libro y se enamoraron.
Desde entonces, el Pájaro Libro tiene voz de cascabel y Teresa canta con su tierno metal, historias de objetos problemáticos y pájaros inventados.

No hay comentarios:

la primera máquina que utilicé: sala Juvenil de la Biblioteca Marti. Santa Clara, Cuba (foto de 1993

Comencé a escribir a mano, claro. Primero con lápiz (usaba los de dibujo, de mina muy dura, para no tener que estar sacando punta continuamente; así comencé a gastarme la vista y a los 15 años ya usaba gafas -"espejuelos" decimos en Cuba- de aumento). Luego pasé a los por entonces escasos bolígrafos. Cuando a mediados de los años 1970 quise comenzar a compartir mis escritos con los colegas de taller de escritura o presentarlos a premios literarios, comencé por acudir a alguna colega o amiga mecanógrafa. Una bibliotecaria de Sala Juvenil de la Biblioteca Provincial de Santa Clara tecleó mi primera novela (que ilustré... a mano, claro) y mandé al Premio UNEAC 1977. Pero mis obras eran largas y ella tenía mucho trabajo. Así comencé a teclear yo mismo en la Underwood de la foto: una máquina prehistórica, pero muy bien cuidada y de tipos redondos.
Fue al año siguiente que un amigo mexicano que partía de vacaciones, me dejó su moderna máquina portátil. En ella aprendí a teclear según las reglas del arte y mecanografié mi segunda novela, por primera vez de la primera a la última letra.
De mis máquinas posteriores no guardé ni el recuerdo de una foto, y tampoco de la máquina electrónica que utilicé durante mi estancia en Brasil '1989-1991) ni de mi primer ordenador, un Compaq portable que me acompañó 8 años. Pero esta ya es otra historia, porque en él comencé a escribir directamente sobre un teclado; abandonando para siempre la versión manuscrita previa y el enojoso mecanografiado ulterior
Lo dicho; esa es otra historia.

LA QUINTAESENCIA DE LA PACOTILLA

(Ideas que andan por ahí revoloteando y se le enredan a uno en el pelo)


Yo si no sueño, me aburro de noche. Solo duermo porque sé que voy a soñar mucho. Y cuando acabo un sueño me despierto. Yo duermo para soñar.

Algunos proyectos que fracasan faltos de medios, y es una pena. Hay proyectos que fracasan faltos de fines, y es una suerte.


Andersen escogió contar la historia de un pequeño cisne
abandonado entre patos. Pero ¿cuál es la otra mitad de la historia? La madre cisne, ¿era una joven alocada que abandonó a su hijo? ¿o murió en el “parto” de aquel huevo? ¿O acaso sacrificó abnegadamente su vida por salvar la de su hijo, como la mamá de Harry Potter? Y si se trata de un error en el hospital materno, ¿qué ocurrió con el Cisnecito Feo...?

“Lo mío es un árbol geniológico”, dijo el Genio

Dios cró al hombre... y murió de parto.

Dios castigó tan duramente al hombre constructor de la torre de Babel, que le quitó las ganas de conquistar el cielo. Desde entonces no hacemos más que buscar el infierno. ¿Por qué ese brutal castigo? ¿Amenazaba el hombre de entonces la paz del cielo o simplemente Dios tuvo miedo a compartir su poder? ¿Quién es entonces el culpable de la maldad del hombre?

No tengo nada contra la desmitificación, salvo cuando el
desmitificador tiene menos talento que el autor del mito… y es,
desgraciadamente, lo que ocurre más a menudo.

Mientras más aislados, solitarios e individualistas más necesitamos de hábitos gregarios: compartir los mismos eventos deportivos, los mismos programas de tv, las mismas ropas… Las marcas son nuestra nueva tribu. Ya no podemos abarcar la comunidad a la que pertenecemos entr el resplandor de la hoguera, ahora la tribu la delimita la comunidad de consumo. Dentro de la enorme diversidad de la web, nos unifican los portales compartidos. La tele le gana al libro porque menos ubicuo, y el best seller sustituye a la obra original por lo mismo.

{ El vecino siempre tiene la barba más larga y menos quijada}

Era tan bello aquel texto, que había que ponerse de pie para leerlo

Todo el mundo puede apreciar el brillo del diamante, pero pocos y sabios son los que se regocijan con los íntimos destellos del carbón.

El hombre ha buscado –otrora más intensamente- el Paraíso
terrenal. Incluso la búsqueda de vida extraterrestre va, en el fondo, en la misma dirección. Un día los hombres de ciencia nos dirán lo que no hemos querido saber: el Paraíso estaba aquí mismo, en la época en que el Hombre aún carecía de fuerzas para destruir a sus semejantes y a su medio. Ese Paraíso lo hemos convertido en Infierno: un infierno con espacios o momentos de Purgatorio.

Los peces no mueren, naufragan.

Hay victorias pírricas, pero también derrotas pírricas e incluso empates pírricos.

Tengo músculos de payaso






PRIMER ESCRITOR QUE VISITA LA ESCUELA FRANCESA DE LA HABANA

PRIMER ESCRITOR QUE VISITA LA ESCUELA FRANCESA DE LA HABANA
los pequeños de CP examinan mis libros La canción del castillo de arena y La bruja Pelandruja está malucha

El 17 de febrero pasado visité la Escuela Francesa de La Habana. Es quizás uno de los más pequeños establecimientos educativos franceses en el extranjero, pues solo hay un grupo por cada nivel de enseñanza primaria y los estudiantes secundarios siguen básicamente “cursos a distancia”. No obstante, la escuela francesa de la capital cubana tienen creciente demanda y prevé la próxima construcción de un nuevo edificio y la ampliación de oferta educativa.

Apenas entrar me sentí en un colegio francés: los juegos instados en el patio, los muebles, los mapas y dibujos en las pareces, el aspecto general de la biblioteca... todo era idéntico a las numerosas escuelas que he visitado en Francia. Pero los grandes árboles que sombreaban el patio y el propio sol así mantenido a distancia, el cielo azul, los olores... todo ratificaba que me hallaba bien en Cuba.

La bibliotecaria, los maestros y el director me recibieron con entusiasmo y, para mi sorpresa, me revelaron que yo era el primer escritor que visitaba la escuela. Sé que soy el único escritor infantil cubano que ha publicado varios libros en Francia, pero contaba con que alguno de los numerosos franceses que aman y vistan Cuba fueran escritores para chicos y se hubiesen dado un salto a un colegio donde niños franceses y de otras muchas nacionalidades (varios con un progenitor cubano y el otro extranjero) estudian en la lengua de Molière (o Perrault, Julio Verne, Pierre Gripari... para aludir a autores consagrados por la infancia).

Incluso pude esperar que en país donde la literatura infantil fue casi inaugurada por el gran José Marti (para no hablar de grandes autores contemporáneos como Dora Alonso, Onelio Jorge Cardoso o David Chericián) algún colega, incluso no traducido al francés, hubiese presentado allí alguna obra.

El caso es que me sentí más escritor francés y cubano que nunca. Bajo el criollísimo sombrero de yarey siempre es posible llevar también la famosa boina francesa... aunque lo cierto es que he publicado más libros (siete) en Francia que en Cuba (cinco), y eso que cuando abandoné mi país natal a los 34 años ya tenía muy definida mi carrera literaria. De hecho, ingresé en la cultura francesa mucho antes que en su territorio (1994) y actualmente leo, pienso y sueño habitualmente en francés; aunque sigo escribiendo la mayoría de mis textos en español... y no solo los que hablan de Cuba.

De estas y otras cosas, relacionadas con mi trabajo de escritor e ilustrador, y con mi vida un tanto nómada, hablé el 17 de febrero pasado con unos encantados y sobre todo encantadores niños de la École Française de La Habana. Solo pude dejarlos tras prometerles volver con mis nuevos libros (por ejemplo ese Petit Chat Noir a peur du soir que ya estaba circulando en Francia y que yo solo descubriría a mi regreso, una semana más tarde). También prometí, a los chicos y a sus educadores, consagrarles más tiempo la próxima vez; un taller de escritura, tal vez.

Mientras tanto, ojalá que algún otro escritor cubano publique en Francia o que algún escritor francés sea traducido en Cuba, o cualquier otra variante permita un mayor acercamiento entre ambos países a través de sus respectivas literaturas y lenguas. Al fin y al cabo, Francia y Cuba ya se encontraron en “La Edad de Oro” el gran clásico para niños de José Martí: en esa obra insigne no solo figuran dos cuentos traducidos del francés Edouard de Laboulaye, sino numerosas ilustraciones de otro galo, célebre en el siglo XIX: Adrien Marie... quien inspiró algunas de las bellas páginas escritas por el cubano para su revista (pero esto es tema para otro momento).