LIBROS CON PAGINA PROPIA

LIBROS CON PAGINA PROPIA
Estos libros tienen página propia. Haz click en el título que te inerese en la barra encima de esta imagen de conjunto

Ilustración de Francisco Meléndez para "Los cuentos del mago y el mago del cuento"

mi otro blog en castellano

cuentosdelmagodelcuento.blogspot.com


es mi segunda página web en castellano. Los cuentos del mago y el mago del cuento es el primer libro que publiqué en España (en 1995) y marca una etapa completamente nueva de mi trabajo literario que comenzó en 1987 con la redacción del cuento "El paraguas amarillo", incluido desde la versión brasileña de 1991 de este libro... que sirvió de caldo de cultivo a algunos de mis mejores libros e incluye un pequeño ensayito sobre mi concepto de literatura infantil. Quedan ustedes cordialmente invitados...

pour mes amis français, j'ai créé une autre page
http://auteurjeunessedecuba.blogspot.com/

Google+ Followers

Gatito, una serie para pequeños grandes lectores

Ya son tres los álbumes de la serie Gatito: "Gatito y el balón" (en torno a la amistad gracias al hecho de compartir un simple juguete), "Gatito y la nieve" (acerca de la relatividad de la diferencia entre una conejita blanca y un gatito negro cuando juegan bajo una blanca nevada o en un oscuro sótano) y "Gatito y las vacaciones" (que muestra que lo importante no es irse de vacaciones a una playa o al extranjero, sino pasarlo bien en familia). 

La serie Gatito es para pequeños (3-5 años) que aborda cosas de la vida de los pequeños sin olvidar una dimensión más trascendente: la realidad social que los niños comparten con sus mayores.





Gatito y el balón 
Kalandraka, mayo 2012
Texto: Joel Franz Rosell
Ilustraciones: Constanze v. Kitzing
Album para primeros lectores (desde 4 años)
32 Pág. 23 x 16 cm.
ISBN: 978-84-92608-58-4
Precio: 11 €

Asunto:
Juegos en solitario o en equipo? Cuántas emociones compartidas se estaba perdiendo Gatito antes de conocer a Pata, Ardilla, Conejo y Erizo.
http://www.kalandraka.com/es/colecciones/nombre-coleccion/detalle-libro/ver/gatito-y-el-balon/

Idiomas disponibles: Castellano, Catalán, Coreano, Chino, Euskera, Francés. Gallego, Inglés, Italiano, Portugués



EN 2016 la serie Gatito comienza a vivir una apasionante aventura: aparece en francés, la lengua en que escribí originalmente los dos primeros cuentos... a petición de la editorial Bayard que finalmente no desarrolló la serie debido a un pequeño error de mi parte (Petit Chat Noir a peur du soir, el álbum que debió iniciar la serie trata de gatos "de verdad", en cuatro patas y sin ropas, por lo que resultó incoherente con el resto).
También para mí es especial el desarrollo de la serie en francés porque Francia es el país donde vivo la mayor parte del tiempo.

versión francesa (HongFei, Amboise, marzo 2016) del primer título de la serie.
En junio saldrá la versión francesa de "Gatito y las vacaciones"
y en noviembre la de "Gatito y la nieve"


el editor franco-chino Yeh Chun-Liang y la ilustradora alemana, Constanze von Kitzing
con el primer título de la serie Gatito (versión francesa) en la Feria Internacional del Libro Infantil de Bolonia
 Como es mi costumbre, he comenzado a pasear mi libro más reciente, "Petit Chat et le ballon" por mi ciudad de París:

en el metro

en el coqueto salón del hotel Pavillon de la Reine, en el distrito IV de París


De las diversas reseñas, todas muy elogiosas, que descubrí antes de cumplirse un mes de la salida de Petit Chat et le ballon, esta me parece la más completa e interesante:


Petit Chat et le ballon es un álbum preciso y sobre todo pertinente en sus acertados criterios. Desde la tapa me enterneció la expresiva carita de Gatito, sosteniendo inocentemente y con aire algo perdido un balón. El álbum nos relata el nacimiento, frágil al principio pero cada vez más sólido, de la camaradería en torno a un objeto común. Aprecié particularmente la reacción positiva de la madre de Gatito, que sensibiliza a su hijo en la cuestión del respeto de la propiedad ajena. Al incitarlo a buscar al propietario del balón, la madre propicia el encuentro con otras personas y estimula al pequeño a tomar iniciativas y a abrirse a los demás gracias al elemento federativo que es jugar con balón y hacer amigos. 

Me ha gustado particularmente la forma en que el texto subraya la función materna ya que corresponde exactamente con mi propio concepto  de una educación positiva y constructiva. 



El resto de la historia transcurre fácilmente : la compañía de Pata da a Gatito la confianza para visitar el edificio. Siempre en una atmósfera afable y respetuosa, se va formando una pandilla (algo que solemos ver  en álbumes que abordan el tema de la amistad donde el héroe reúne un grupo de amigos), y así se valoriza la idea de compartir, de constituir una comunidad, de construir lazos de amistad a través de un juego colectivo.

Yo misma crecí en un edificio y allí, jugando con el hijo de la señora que me cuidaba (la cual vivía en otra ala del edificio), llamábamos a la puerta de un amigo y del amigo de un amigo hasta reunirnos todos en el patio, donde jugábamos a la pelota, andábamos en bicicleta o jugábamos al escondite. Crecimos juntos  y, ya adolescentes, continuamos reuniéndonos (aunque con menos frecuencia) a conversar y reírnos. En resumen, los temas y la manera de contar la histoire me hablan y reaniman recuerdos de infancia. Es un álbum pertinente y realista cuyo otro punto positivo son las ilustraciones con un trazo redondo y naif, delicadamente coloreado, con un grafismo tierno y expresivo, actitudes cautivantes y conmovedoras. Del conjunto se desprende una serenidad que sin dudas genera confianza en el joven lector. El mensaje es universal : el conocimiento de sí mismo pasa por el descubrimiento de los demás,  la emancipación individual pasa por la atención a los otros: amigos o parientes que se encuentran en torno a un objeto, actividad o afición que comparten con gusto.

Firmado: Léa
http://souslefeuillage.blogspot.fr/2016/03/petit-chat-et-le-ballon.html 



Gatito y la nieve
Kalandraka, noviembre 2012
Texto: Joel Franz Rosell
Ilustraciones: Constanze v. Kitzing
32 Pág. 23 x 16 cm.
ISBN: 978-84-92608-67-6
Precio: 11 €
Album para primeros lectores (desde 4 años)

Idiomas disponiblesGallegoCastellanoCatalánEuskeraPortuguésInglés



Asunto:
...Blancos como la nieve, negros como el carbón. La amistad entre Gatito y Conejita es el paradigma de la integración entre dos especies que, como las personas, pueden ser iguales pero diferentes. 


« Una fábula contemporánea »


La amistad entre dos animales de distinto color, que se convierten en paradigma de la integración es el principal leitmotiv de esta entrega para primeros lectores. A partir de un texto de gran frescura y con estructura dialogada, el libro sitúa a los protagonistas ante problemas cotidianos, a los que proponen imaginativas soluciones. La calidez de las imágenes, que reflejan la efusividad de los personajes, consigue que los chicos se identifiquen con la fábula.


La Voz de Galicia (cuaderno Culturas), 22 de diciembre 2012. Año 9, número 498.


Gatito y las vacaciones
Kalandraka, junio 2015
Texto: Joel Franz Rosell
Ilustraciones: Constanze v. Kitzing
32 Pág. 23 x 16 cm.
ISBN: 978-84-9268-58-4
Precio:
Album para primeros lectores (desde 4 años)

Idiomas disponiblesGallegoCastellanoCatalánEuskeraPortuguésInglés


En su blog "Voces de las dos orillas" Anabel Sáiz Ripoll hace este excelente análisis de Gatito y las vacaciones:

Gatito y las vacaciones es un relato muy oportuno puesto que llega a los niños justo en el momento de empezar las vacaciones. Podríamos pensar que, tras el curso, las vacaciones colman las expectativas del niño, pero no siempre es así, como le ocurre al Gatito, protagonista del relato.
Joel Franz Rosell escribe, de manera muy clara, con una estructura marcada y acumulativa, acerca de otras posibilidades estivales. Los amigos de Gatito hablan de sus planes veraniegos, mientras que Gatito se mantiene callado. Pata se irá a la playa, Conejita a casa de los abuelos, Ardilla se repatirá entre un camping y la montaña, Erizo se irá al extranjero... Ahora bien, pese a que, inicialmente, estas vacaciones parecen estupendas, hay algo que no se le escapará al lector. Los amigos de Gatito tienen ya marcadas sus vacaciones y suena muy bien eso de ir a la playa o al extranjero; pero, el inconveniente, es que no estarán con sus padres o no con los dos a un tiempo. El padre de Pata no puede veranear porque trabaja, lo mismo ocurre con los padres de Conejita; en cambio los de Ardilla están separados y, para colmo, Erizo va a  Inglaterra solo y se alojará en casa de unos parientes lejanos.
Gatito llega a casa y pregunta, uno a uno, a todos los miembros de su familia. Es la madre quien le da la respuesta: "Nos quedaremos aquí, no vamos a ninguna parte". Gatito se siente frustrado, piensa que sus amigos se lo pasarán mejor que él, aunque no ha pensado en algo distinto que le recuerda su madre: la familia de Gatito veranerará junta. Por lo tanto, no importa dónde vayas, sino con quién estés y ese es un mensaje importante e, insistimos, muy oportuno, para los niños.
En plena crisis económica y moral, parece fácil dejarse impresionar por los demás, cuando lo importante es sentirse parte de una familia y saber valorado y querido. A menudo, las vacaciones se convierten en un despropósito en el que se compite a ver quién ha ido más lejos. En tu propia ciudad, seguro, hay tantos detalles que no conoces que puedes aprender a verla con ojos de turista.
Los modelos familiares han cambiado y también las formas de vivir. Lo importante es que cada uno se sienta a gusto con sus decisiones y sus posibilidades. Gatito no viajará al extranjero ni irá a la playa, pero, como le dice su madre, tendrá unas vacaciones fantásticas.
Interesa insistir en un punto. Los compañeros de Gatito no presumen de vacaciones, solo muestran sus planes y, de paso, queda claro, que no hay un modelo mejor que el otro, que las necesidades son distintas y, por lo tanto, también lo es el ocio. Cuando Pata, Conejita, Ardilla, Erizo y Gatito se reencuentren en septiembre tendrán mucho de que hablar. Seguro.
Las ilustraciones de Constanze v. Kitzing muestran, los rostros de los personajes para marcar mejor las emociones. Los ojos, el gesto, la boca son elementos muy importantes en estos dibujos en llos que se muestran los animales, vestidos como humanos, pero sin perder su aspecto animal. 
Los cuentos de animales son muy queridos por los niños y, este, destinado a los pequeños desde 4 años, sin duda, no será una excepción. 
Interesa destacar también que Joel Franz Rosell no opina ni se posiciona porque pretende mostrar que todos los modelos familiares son válidos, que no hay uno mejor que otro. El personaje de Gatito, que aparece ya en otros relatos de los mismos autores, sigue acompañando al pequeño lector, en esta ocasión, en sus vacaciones.


Aunque la historia explica que se pueden pasar muy buenas vacaciones sin irse lejos de casa,
 ¿quién no asocia las vacaciones de verano con la playa?
Uno de los primeros ejemplares de "Gatito y las vacaciones" fue a tomar en sol en una ría gallega.


uno de los encantados lectores de la serie Gatito (Feria del Libro de Madrid, 2013)


Los alumnos de la escuela francesa de Panamá han leído Gatito y el balón con su profesora Gaby Rosas, la cual dice :

"El cuento está escrito con la técnica de la repetición que es muy importante en estos grados iniciales y a los niños les gusta mucho. Y bueno, a pesar, que el énfasis no está en buscar la enseñanza, el texto sí lo encierra y los niños se identificaron mucho con aquello de no quedarse con cosas ajenas.

La narración responde mucho a la psicología de los niños y se enriquece con la hermosa ilustración".

Gatito presentó su mascota en la Feria del Libro de Madrid, 2013



He aquí algunos dibujos hechos por los chiquitos del liceo francés de Ciudad de Panamá  
tras mi visita a la Feria Internacional del Libro de dicho país en 2011


                         


                        


                        


Mientras llega el tercer Gatito, volví a mi pasión de infancia por el modelado, hice esta figurilla de Gatito que expuse en la caseta de Kalandraka en la Feria del Libro de Madrid, en mayo pasado



En 2013 participé en un ambicioso proyecto de promoción de escritura y lectura en Calvados, una de las regiones del norte de Francia. Entre otras cosas, una de las localidades implicadas decidió ofrecer a sus recién nacidos el que había de ser su primer álbum: “Petit Chat a peur du soir”, que es una especie de prólogo francés de la serie Gatito. Para la bonita actividad invitaron al grupo Toutito Teatro, que concibió una narración bilingüe a base del álbum francés y de “Gatito y el balón”. He aquí unos momentos del espectáculo.


No hay comentarios:

la primera máquina que utilicé: sala Juvenil de la Biblioteca Marti. Santa Clara, Cuba (foto de 1993

Comencé a escribir a mano, claro. Primero con lápiz (usaba los de dibujo, de mina muy dura, para no tener que estar sacando punta continuamente; así comencé a gastarme la vista y a los 15 años ya usaba gafas -"espejuelos" decimos en Cuba- de aumento). Luego pasé a los por entonces escasos bolígrafos. Cuando a mediados de los años 1970 quise comenzar a compartir mis escritos con los colegas de taller de escritura o presentarlos a premios literarios, comencé por acudir a alguna colega o amiga mecanógrafa. Una bibliotecaria de Sala Juvenil de la Biblioteca Provincial de Santa Clara tecleó mi primera novela (que ilustré... a mano, claro) y mandé al Premio UNEAC 1977. Pero mis obras eran largas y ella tenía mucho trabajo. Así comencé a teclear yo mismo en la Underwood de la foto: una máquina prehistórica, pero muy bien cuidada y de tipos redondos.
Fue al año siguiente que un amigo mexicano que partía de vacaciones, me dejó su moderna máquina portátil. En ella aprendí a teclear según las reglas del arte y mecanografié mi segunda novela, por primera vez de la primera a la última letra.
De mis máquinas posteriores no guardé ni el recuerdo de una foto, y tampoco de la máquina electrónica que utilicé durante mi estancia en Brasil '1989-1991) ni de mi primer ordenador, un Compaq portable que me acompañó 8 años. Pero esta ya es otra historia, porque en él comencé a escribir directamente sobre un teclado; abandonando para siempre la versión manuscrita previa y el enojoso mecanografiado ulterior
Lo dicho; esa es otra historia.

LA QUINTAESENCIA DE LA PACOTILLA

(Ideas que andan por ahí revoloteando y se le enredan a uno en el pelo)


Yo si no sueño, me aburro de noche. Solo duermo porque sé que voy a soñar mucho. Y cuando acabo un sueño me despierto. Yo duermo para soñar.

Algunos proyectos que fracasan faltos de medios, y es una pena. Hay proyectos que fracasan faltos de fines, y es una suerte.


Andersen escogió contar la historia de un pequeño cisne
abandonado entre patos. Pero ¿cuál es la otra mitad de la historia? La madre cisne, ¿era una joven alocada que abandonó a su hijo? ¿o murió en el “parto” de aquel huevo? ¿O acaso sacrificó abnegadamente su vida por salvar la de su hijo, como la mamá de Harry Potter? Y si se trata de un error en el hospital materno, ¿qué ocurrió con el Cisnecito Feo...?

“Lo mío es un árbol geniológico”, dijo el Genio

Dios cró al hombre... y murió de parto.

Dios castigó tan duramente al hombre constructor de la torre de Babel, que le quitó las ganas de conquistar el cielo. Desde entonces no hacemos más que buscar el infierno. ¿Por qué ese brutal castigo? ¿Amenazaba el hombre de entonces la paz del cielo o simplemente Dios tuvo miedo a compartir su poder? ¿Quién es entonces el culpable de la maldad del hombre?

No tengo nada contra la desmitificación, salvo cuando el
desmitificador tiene menos talento que el autor del mito… y es,
desgraciadamente, lo que ocurre más a menudo.

Mientras más aislados, solitarios e individualistas más necesitamos de hábitos gregarios: compartir los mismos eventos deportivos, los mismos programas de tv, las mismas ropas… Las marcas son nuestra nueva tribu. Ya no podemos abarcar la comunidad a la que pertenecemos entr el resplandor de la hoguera, ahora la tribu la delimita la comunidad de consumo. Dentro de la enorme diversidad de la web, nos unifican los portales compartidos. La tele le gana al libro porque menos ubicuo, y el best seller sustituye a la obra original por lo mismo.

{ El vecino siempre tiene la barba más larga y menos quijada}

Era tan bello aquel texto, que había que ponerse de pie para leerlo

Todo el mundo puede apreciar el brillo del diamante, pero pocos y sabios son los que se regocijan con los íntimos destellos del carbón.

El hombre ha buscado –otrora más intensamente- el Paraíso
terrenal. Incluso la búsqueda de vida extraterrestre va, en el fondo, en la misma dirección. Un día los hombres de ciencia nos dirán lo que no hemos querido saber: el Paraíso estaba aquí mismo, en la época en que el Hombre aún carecía de fuerzas para destruir a sus semejantes y a su medio. Ese Paraíso lo hemos convertido en Infierno: un infierno con espacios o momentos de Purgatorio.

Los peces no mueren, naufragan.

Hay victorias pírricas, pero también derrotas pírricas e incluso empates pírricos.

Tengo músculos de payaso






PRIMER ESCRITOR QUE VISITA LA ESCUELA FRANCESA DE LA HABANA

PRIMER ESCRITOR QUE VISITA LA ESCUELA FRANCESA DE LA HABANA
los pequeños de CP examinan mis libros La canción del castillo de arena y La bruja Pelandruja está malucha

El 17 de febrero pasado visité la Escuela Francesa de La Habana. Es quizás uno de los más pequeños establecimientos educativos franceses en el extranjero, pues solo hay un grupo por cada nivel de enseñanza primaria y los estudiantes secundarios siguen básicamente “cursos a distancia”. No obstante, la escuela francesa de la capital cubana tienen creciente demanda y prevé la próxima construcción de un nuevo edificio y la ampliación de oferta educativa.

Apenas entrar me sentí en un colegio francés: los juegos instados en el patio, los muebles, los mapas y dibujos en las pareces, el aspecto general de la biblioteca... todo era idéntico a las numerosas escuelas que he visitado en Francia. Pero los grandes árboles que sombreaban el patio y el propio sol así mantenido a distancia, el cielo azul, los olores... todo ratificaba que me hallaba bien en Cuba.

La bibliotecaria, los maestros y el director me recibieron con entusiasmo y, para mi sorpresa, me revelaron que yo era el primer escritor que visitaba la escuela. Sé que soy el único escritor infantil cubano que ha publicado varios libros en Francia, pero contaba con que alguno de los numerosos franceses que aman y vistan Cuba fueran escritores para chicos y se hubiesen dado un salto a un colegio donde niños franceses y de otras muchas nacionalidades (varios con un progenitor cubano y el otro extranjero) estudian en la lengua de Molière (o Perrault, Julio Verne, Pierre Gripari... para aludir a autores consagrados por la infancia).

Incluso pude esperar que en país donde la literatura infantil fue casi inaugurada por el gran José Marti (para no hablar de grandes autores contemporáneos como Dora Alonso, Onelio Jorge Cardoso o David Chericián) algún colega, incluso no traducido al francés, hubiese presentado allí alguna obra.

El caso es que me sentí más escritor francés y cubano que nunca. Bajo el criollísimo sombrero de yarey siempre es posible llevar también la famosa boina francesa... aunque lo cierto es que he publicado más libros (siete) en Francia que en Cuba (cinco), y eso que cuando abandoné mi país natal a los 34 años ya tenía muy definida mi carrera literaria. De hecho, ingresé en la cultura francesa mucho antes que en su territorio (1994) y actualmente leo, pienso y sueño habitualmente en francés; aunque sigo escribiendo la mayoría de mis textos en español... y no solo los que hablan de Cuba.

De estas y otras cosas, relacionadas con mi trabajo de escritor e ilustrador, y con mi vida un tanto nómada, hablé el 17 de febrero pasado con unos encantados y sobre todo encantadores niños de la École Française de La Habana. Solo pude dejarlos tras prometerles volver con mis nuevos libros (por ejemplo ese Petit Chat Noir a peur du soir que ya estaba circulando en Francia y que yo solo descubriría a mi regreso, una semana más tarde). También prometí, a los chicos y a sus educadores, consagrarles más tiempo la próxima vez; un taller de escritura, tal vez.

Mientras tanto, ojalá que algún otro escritor cubano publique en Francia o que algún escritor francés sea traducido en Cuba, o cualquier otra variante permita un mayor acercamiento entre ambos países a través de sus respectivas literaturas y lenguas. Al fin y al cabo, Francia y Cuba ya se encontraron en “La Edad de Oro” el gran clásico para niños de José Martí: en esa obra insigne no solo figuran dos cuentos traducidos del francés Edouard de Laboulaye, sino numerosas ilustraciones de otro galo, célebre en el siglo XIX: Adrien Marie... quien inspiró algunas de las bellas páginas escritas por el cubano para su revista (pero esto es tema para otro momento).