LIBROS CON PAGINA PROPIA

LIBROS CON PAGINA PROPIA
Estos libros tienen página propia. Haz click en el título que te inerese en la barra encima de esta imagen de conjunto

autorretrato inédito en libro

mi otro blog en castellano

cuentosdelmagodelcuento.blogspot.com


es mi segunda página web en castellano. Los cuentos del mago y el mago del cuento es el primer libro que publiqué en España (en 1995) y marca una etapa completamente nueva de mi trabajo literario que comenzó en 1987 con la redacción del cuento "El paraguas amarillo", incluido desde la versión brasileña de 1991 de este libro... que sirvió de caldo de cultivo a algunos de mis mejores libros e incluye un pequeño ensayito sobre mi concepto de literatura infantil. Quedan ustedes cordialmente invitados...

pour mes amis français, j'ai créé une autre page
http://auteurjeunessedecuba.blogspot.com/

4/2/20

Vietnam, Félix Pita Rodríguez y yo


VIETNAM, FELIX PITA RODRIGUEZ Y YO











Como para cualquier cubano de mi generación, Vietnam, su guerra de reunificación nacional, los terribles bombardeos estadounidenses sobre la república socialista del Norte, la mítica guerrilla del Sur y la victoria final sobre Saigón y su aliado yanqui, fueron mucho más que una batalla ideológica lejana, un deber de solidaridad o una actualidad –a veces dolorosa y a veces entusiasta- en la prensa cubana.

Apasionado seguidor de la política internacional, antimilitarista convencido y defensor de toda causa progresista, la guerra de Vietnam la viví casi como algo personal. 
Sin embargo, cuatro años después de la victoria y la reunificación, la República Socialista de Vietnam estaba bastante lejos de mis preocupaciones de alumno de quinto año de la Facultad de Humanidades de la Universidad Central de las Villas, a punto de comenzar su tesis de grado sobre literatura cubana.

Sin embargo, llegado el momento de escoger entre las dos líneas de investigación posibles: una poco atractiva investigación bibliográfica sobre la narrativa cubana de principios del siglo xx, que dirigían dos de mis profesores, y la obra de Félix Pita Rodríguez, a cargo de la exigente doctorante Aymée González Bolaños, el lejano país del Sudeste asiático, volvió a entrar en mi vida.

La profesora González Bolaños trabajaba desde hacía años en la obra de Félix Pita Rodríguez (Bejucal, 1909-La Habana, 1990) y entre los temas que proponía a los futuros licenciados estaban sus “cuentos tempranos”, que escogió mi condiscípulo José Luis Rodríguez de Armas, y las prosas de tema vietnamita del gran poeta, narrador, ensayista y dramaturgo, futuro Premio Nacional de Literatura.

Las visitas que hicimos en esa época al fabuloso conversador que era Félix Pita, eran en sí mismas una amplia retribución; pero lo cierto es que si escogí sus prosas de tema vietnamita es porque incluían su emotivo volumen “Niños de Vietnam”. Como ya entonces yo era conocido como crítico de literatura infantil, me propuse de esa forma evitar que me ocurriera como a otros de mis condiscípulos, cuyo trabajo de investigación se disolvía en el interior del ambicioso doctorado de nuestra profesora guía.

Apenas recibirme de licenciado en filología, presenté una parte de mi trabajo de diploma al premio de Ensayo del concurso Abel Santamaría, de la Universidad Central de Las Villas. A pesas del premio, mi texto quedó inédito hasta marzo de 1981, cuando publiqué una versión condensada, titulada "Niños de Viet Nam: flor de literatura solidaria" en el número 213 de la revista Universidad de la Habana.











Tengo en algún sitio un ejemplar de la revista, o de las páginas que en ella ocupó en mentado texto, pero estoy en plena mudanza y no he podido encontrarlo. Adjunto, no obstante, el escáner de algunas páginas de mi tesis “Vietnam en Félix Pita Rodríguez (la prosa)” que incluía, además de un estudio minucioso de “Niños de Vietnam”, el análisis del intenso volumen testimonial sobriamente titulado “Vietnam” y de textos diversos, de carácter narrativo o periodísticos en torno a la especial relación que tuvo el poeta de Bejucal con Vietnam (donde estuvo dos veces, durante la guerra y tras la victoria) y con el presidente Ho Chi Mihn quien dejó una profunda huella no solo en la obra sino en la concepción del mundo de Félix Pita Rodríguez.




29/10/19

SALON INTERNACIONAL DEL LIBRO DE LA GUAYANA FRANCESA





Con Cuba como País Invitado, en esta tercera participación en el Salón Internacional del Libro de la Guayana Francesa, he tenido la inmensa satisfacción de no ser el único escritor de la mayor isla del Caribe. Doble alegría puesto que allí me encontré con Nancy Morejón (poeta residente en La Habana), Karla Suárez (novelista y cuentista, residente desde hace una década en Lisboa) y Lorenzo Lunar (autor de novela policíaca, de Santa Clara, mi casi ciudad natal).

a punto de comenzar el "café littéraire" en torno a la literatura y actualidad cubanas
                 
encantados de compartir el ardiente sol de Guyane


pequeña muestra de los libros que pusimos en venta en el Salón



Esta ha sido mi tercera participación en el  Salón del libro de Guyane. 

En 2001, llegué con mis primeros tres libros franceses:

publicados por la transnacional Hachette en 1998, 2000 y 2001
actualmente son inencontrables en francés (pero no en casellano)
así que espero verlos regresar al público galo...

Haïti fue el país invitado en aquella ocasión


 



En 2005 fue América Latina el tema central...

... y compartí con mis colegas y amigas brasileñas ANA MARIA MACHADO y LENY WERNECK


Fue la ocasion de presentar la premera versión (guyanesa) de mi mejor libro


... el cual no tardaría en conocer nuevas versiones y traducciones (México, Brasil, Cuba, Argentina...)




En cada una de mis visitas pude compartir con mis jóvenes lectores... en diversos lugares de la Guayana Francesa:

En 2001 fue en Cayena, la capital del departamento, y en Regina, en plena selva amazónica, cerca de la frontera con Brasil.

En 2005, fui a Iracoubo, en la costa oeste, y Maripassoula, también en plena selva, pero esta vez junto al río que separa la Guayana Francesa de Surinam.



                       

Esta vez volví a Iracoubo



y me detuve por primera vez en Sinnamary, localidad vecina de Kourou (centro espacial europeo) donde los alumnos del colegio Elie Castor me recibieront con una simpática adaptación de los últimos capítulos de La leyenda de Taita Osongo







En cada viaje he podido acercarme a la fascinante naturaleza amazónica de la Guayana


                             A ORILLAS DEL OYAPOC, EN LA FRONTERA CON BRASIL (2001)

A BORDO DE UN CAYAC EN EL MISTERIOSO ARROYO GABRIEL (2005)

O EN PIROGA A MOTOR, SOBRE LAS DENSAS AGUAS DEL RÍO MAHURY (2019)

DE REGRESO EN CACAO, LA ALDEA DE LA ETNIA HMONG (VIETNAM, LAOS, CHINA)




¡HSTA PRONTO...!

2/10/19

MAESTRO LATINOAMERICANO DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

Premio Nacional y Latinoamericano de Literatura Infantil y Juvenil “La Hormiguita Viajera” 2019

La Comisión Directiva de la Biblioteca Popular Madre Teresa ha dado a conocer a los ganadores de la décima edición del premio LA HORMIGUITA                                               VIAJERA


En la localidad de Virrey del Pino, Partido de La Matanza, en reunión plenaria la Comisión Directiva de la Biblioteca Popular Madre Teresa, aprueba y da a conocer los nombres de las personas e instituciones que serán distinguidas con el Premio Nacional y Latinoamericano: “La Hormiguita Viajera”.  La entrega de las distinciones se llevará a cabo el sábado 30 de noviembre de 2019 a las 19.30, en la sede de la Librería Tierra de Libros, Olivos.
Los premiados son:
1.- MAESTRO LATINOAMERICANO DE LIJ: JOEL FRANZ ROSELL (Cuba), por su extensa obra literaria, por ser un escritor embajador de las letras latinoamericanas en general y cubanas en particular, llevando la idiosincrasia, las costumbres, las expresiones idiomáticas y culturales más allá de las fronteras de la Patria Grande.

2.- MAESTRA LATINOAMERICANA DE LIJ: ELENA STAPICH, fundadora de JITANJAFORA, MAR DEL PLATA, ARGENTINA. Por su trabajo en favor de la promoción, animación, estudio e investigación de la LIJ, tanto en los claustros universitarios, en la formación de mediadores de lectura de la LIJ, en docentes, bibliotecarios e investigadores.
3.- MAESTRA LATINOAMERICANA DE LIJ: SANDRA BURMEISTER (Chile), por su amplia y diversa labor en favor de la literatura en general y de la LIJ en particular. Por su compromiso en la difusión y la creación de obras que permiten el conocimiento de la sociedad donde vive y trabaja.
4. MAESTRO LATINOAMERCIANO DE LIJ: RODRIGO URES, por su compromiso con la palabra, el lenguaje, la lectura, para todos y con todos, en especial los niños y jóvenes, y en el mundo de la escena teatral.
5. MAESTRA LATINOAMERICANA DE LIJ: Adriana Mora Saravia (Uruguay), por su trabajo a favor de la lectura y la escritura, porque con sus labores de promoción, estudio, animación de la LIJ, ha sabido abrir surcos donde se siembran las letras y palabras que darán verdaderos frutos lectores.
6.- MAESTRA LATINOAMERICANA DE LIJ: SILVIA ENRIQUETA ORIGGI, por su labor como docente, como escritora e investigadora de la LIJ, por sus libros que nos permiten como lectores conocer la obra de hacedores de nuestra literatura.

6.MAESTRA NACIONAL DE LIJ: MARÍA del CARMEN REYES, escritora, docente y mediadora de LIJ, miembro de la SADE Rosario, con una profunda tarea en la creación de obras literarias para niños y jóvenes.
7.- MAESTRA NACIONAL DE LIJ: MARÍA EUGENIA ERILL, escritora, docente y mediadora de LIJ, su trabajo constante en el ámbito educativo inicial y primario, como en ámbitos extra escolares la han hecho acreedora del reconocimiento no sólo de los niños, sino además, de sus pares y de los miembros de las familias.
PREMIO A LA TRAYECTORIA; Dra HONORIA ZELAYA DE NADER. Doctora en Letras, docente, miembro del equipo de investigadores de los sucesivos proyectos CIUNT de la cátedra Argentina de Literatura Argentina, desde 1986 hasta la fecha; periodista cultural, cofundadora con María Eugenia Virla del Centro de Investigación e Información en Literatura Infantil y Juvenil de la Universidad Nacional de Tucumán, y del Vagón Biblioteca “ Estación de la Alegría.
8.BIBLIOTECARIA: ROSANA MASSARA, bibliotecaria y docente de la localidad de Castelli, provincia de Buenos Aires, por su labor constante en la BIBLIOTECA POPULAR Y ATENEO JUAN JOSÉ CASTELLI, por su desempeño en favor de la lectura, tanto en el casco urbano de su localidad como con las escuelas e instituciones educativas del área rural.
9. BIBLIOTECA POPULAR: BIBLIOTECA POPULAR AMBULANTE Y RURAL DE CHASCOMUS, provincia de Buenos Aires, que funciona en forma ininterrumpida desde 1999, desplegando una actividad relevante no solo escuelas y jardines, sino en toda la zona rural, en dos containers, cuidadosamente adaptados como biblioteca.

10. INSTITUCIÓN EDUCATIVA CULTURAL: LEAMOS UN LIBRO. Organización sin fines de lucro, que en la zona norte del Conurbano realiza programas, talleres, capacitaciones en favor de la animación y promoción de la lectura.
11. REVISTA DIGITAL: CATALEJOS. FACULTAD DE HUMANIDADES de la UNIVERSIDAD NACIONAL DE MAR DEL PLATA. Publicación semestral electrónica que aspira a convertirse en un espacio donde crezcan, se intercambien, se discutan y se difundan las investigaciones y propuestas sobre la lectura y la literatura, desde variadas perspectivas.
12. NARRACIÓN ORAL: LILIANA FARFAL, por su compromiso con la narración, por su creatividad por llevar a todos los rincones no tradicionales la palabra narrada, leída, compartida. Por su lucha y compromiso social y cultural desde la narración y la LIJ.
13. ILUSTRADOR: LUIS SCAFATI, por acompañar con sus ilustraciones a grandes plumas del mundo de la LIJ, por poseer un estilo que lo hace único, y que lo representa. Por ser las ilustraciones lenguaje expresivo, que no solo acompaña al texto sino que se abre por su calidad, calidez y expresión en una lectura por sí misma.
14. EDITORIAL: LAURA LEIBIKER, Directora editorial de Norma, para su colección Zona Libre, que ha cumplido 20 años. Por ofrecer desde este catálogo un verdadero tesoro del maravilloso mundo de la LIJ.
15. MARÍA FERNANDA MAQUIEIRA: Por una trayectoria completa en el mundo de la LIJ, autora, escritora, conferencista, tallerista, y editora, con varios premios nacionales e internacionales por su labor. Por estar dedicada a la edición de material bibliográfico sobre LIJ en Loqueleo.
16. INSTITUCIONAL: GRISELDA RINALDI, Coordinadora del Área de Infancia Adolescencia y Juventud del Parque del Conocimiento, en la provincia de Misiones. Por su trayectoria en la creación de espacios de reflexión, debate y estudio entre la cultura, la educación y la infancia. Por mostrar y desarrollar a través del área a su cargo que es posible la creación de un foro de excelencia, donde se dan cita los mejores representantes del mundo de la cultura, la infancia y el arte.
17.- INSTITUCIÓN CULTURAL: EL LIVING DE OLIVOS. Por su trabajo en favor de la literatura en general y de la LIJ en particular desde su región de influencia, por tender redes con otros sectores e instituciones, por ofrecer una oferta de cursos y talleres de alta calidad, junto con una jugosa y actualizada librería “Tierra de Libros”.
18. BLOG DE LIJ: AVION QUE VA. Un verdadero hallazgo para el mundo de la LIJ y sus hacedores, este espacio realizado por profesionales de la comunicación, la escritura y la mediación reúne en sus páginas todo el quehacer de los rubros que alimentan el mundo del libro, la literatura y los libros. Novedades, eventos, ilustración, escritura y mucho, pero mucho, que nos hacen subir y tomar vuelo con el AVION QUE VA…..!!!
19.Rubro Teatro: MAESTRO CARLOS GIANNI, por toda una vida dedicada al Teatro Infantil, por ser un creador y referente que ha trascendido el quehacer nacional, para ser considerado un creador excepcional, por haber trabajado con hacedores del mundo teatral LIJ como Hugo Midón, por musicalizar sus obras, por su concepción estética que lleva a la libertad, a la creación sin límites.
20.- EDICIONES JACARANDÁ. Una nueva propuesta editorial que salda una deuda pendiente que tenía el mundo de la LIJ con los creadores y lectores, el mundo del teatro para chicos y no tan chicos . Dirigida por dos grandes hacedoras del mundo de las tablas: NORA LÍA SORMANI Y GUILLERMINA MARINO.
21. PROGRAMA DE RADIO: VOCES DE LA BIBLIOTECA, producción de la BIBLIOTECA POPULAR SARMIENTO DE HUINCA RENANCO, en la provincia de Córdoba, donde se habla y comparte el maravilloso mundo de las lecturas, de los libros, de la LIJ.
22. PERIODISMO Y LIJ: A DANIELA AZULAY, por sus aportes al conocimiento de la LIJ, sus autores, sus libros, por poner a consideración de los lectores el mundo de la creación literaria, para niños y para jóvenes.
23. LIJ Y DERECHOS HUMANOS: LIBRO NIÑOS, con textos de María José Ferrada e ilustraciones de Jorge Quien. En el contexto de la conmemoración de los 40 años del Golpe Militar, el libro Niños es un homenaje a los niños y niñas, así como a los jóvenes y menores de edad, que fueron víctimas de la violencia política y de la represión en dictadura.
24. LIBRO DEL AÑO: “DESLENGUADOS”, deMARIA LAURA DEDÉ, Editorial Albatros. Es un libro informativo, provocador, atrevido, transgresor, rebelde, divertido y más que nada, es un libro que invita a reflexionar acerca de las zonas más viscerales de nuestra oralidad.





6/9/19

un clásico de la literatura infantil cubana

Este artículo tiene 40 años. Lo publiqué el 28 de septiembre de 1979 en la revistacubana Bohemia nº29, año 71) con motivo de los 15 años del estreno de esta original novela ecológica, que leí primero en forma de folletín en el suplemento infantil del periódico Revolución y luego en su primera edición en libro (Editora Juvenil, La Habana, 1966).

Fui mi primer encuentro con Dora Alonso... a través de una obra suya, pues nuestro primer encuentro "en vivo" fue en 1972, en una sesión del taller literario del instituto pre-universitario Carlos Marx. Entonces no me atreví a dirigirle la palabra (contándole, por ejemplo, que yo escribía libros infantiles y que la había leído mucho). Fue solo en 1977, tras enviar un manuscrito al premio Ismaelillo (UNEAC) del que ella era jurado, que osé pedirle su opinión sobre aquel libro. Me dijo entonces que si bien el premio había quedado desierto y sin menciones, mi texto era lo mejor que se había presentado: "Tú tienes madera de escritor", afirmó, "y por eso puedo decirte francamente todo lo que no funciona en tu libro"
Fue el inicio de una larga amistad... 

Más sobre la Gran Dama de la literatura infantojuvenil cubana:





20/7/19

La Luna: uno de los más viejos sueños de la Humanidad



 48 horas antes del cierre visité la exposición La Luna: del viaje real a los viajes imaginarios, que presentó el Grand Palais de París con motivo del 50 aniversario de la primera visita humana a nuestro satélite.


Yo esperaba ver más sobre la hazaña hecha realidad el 21 de julio de 1969, cuando Neil Armstrong y Buzz Aldrin se convirtieron en los primeros hombres en pisar la Luna, mientras su camarada Michel Collins permanecía en órbita del artefacto de la NASA que debía traerlos unos días después a la Tierra. Pero como indica el título completo de la muestra, el objetivo era recorrer de manera más amplia la muy antigua relación entre la Humanidad y la Luna.

composición mía a partir de un dibujo de
"Objetivo Luna", de Hergé
Hace 50 años, Cuba vivía enfrascada en la Guerra Fría y si nuestra prensa nos daba hasta el último detalle de la extraordinaria aventura espacial soviética, prefería subrayar cuanto pequeño fracaso pudiera sufrir la NASA norteamericana (cada vez que un cohete norteamericano se estrelló, se escucharon risotadas en la prensa escrita, radial y televisiva y cada vez que los soviéticos tuvieron un percance… silencio absoluto).



Así que el 21 de julio de 1969 tuve que conformarme con escuchar, en la radio de onda corta que teníamos casi escondida en la cocina de la casa familiar en Santa Clara (centro de Cuba) el reportaje de la Voz de las Américas en torno a la llegada del hombre (dos norteamericanos, “desgraciadamente”) al cuerpo espacial más cercano a nuestro planeta (400 000 km, que no es poco).

Desde hacía días yo estaba al tanto de lo que debía ocurrir esa noche… gracias a la misma radio y la misma emisora. La prensa cubana si algo publicó al día siguiente (quiero creer que sí) no fue una plena página entusiasta como la de Ouest France, presente en una de las vitrinas del Grand Palais.

Viví aquel silencio como una afrenta personal. Yo era, y sigo siendo, un apasionado de la aventura espacial y si “los míos” eran entonces los soviéticos; la pasión no me cegó como a los dirigentes de mi país. La conquista de la Luna yo la había “vivido” en la densa novela Dos niños en la Luna, de David Craigie y, sobre todo, en el doble álbum en que el historietista belga Hergé cuenta la aventura lunar de Tintín, Milú, el capitán Haddock, el profesor Tornasol y los otros.



la primera versión de esta aventura en dos partes apareción en la revista Tintín
entre 1950 y 1951, y en formato álbum tres años después

Esos libros no los encontré en librería alguna, pues no circulaban en Cuba desde el triunfo de la Revolución. De esos y otros libros españoles se encontraba algún ejemplar en la red nacional de bibliotecas (creo que a partir de 1968, fue la llamada Ofensiva Revolucionaria la que puso fin a esas importaciones de títulos, y los lectores cubanos debimos conformarnos con las ediciones cubanas y las producciones en lenguas extranjeras de los hermanos “países socialistas”).

dibujo realizado por Hergé en julio de 19

Tanto me interesaba la cuestión de la exploración lunar que escribí una novelita titulada “Buscando la Luna” entre el 14 y el 18 de mayo (¡solo cuatro días!) de 1969 (aunque tengo alguna duda sobre el año, pues solo conservo una quincena de los 54 manuscritos que escribí en mi adolescencia, y en el inventario que elaboré en 1973 algunos títulos aparecen fechados así: “¿ 68 ó 69?”). 

Mis protagonistas no eran ni rusos ni norteamericanos, sino franceses, y su viaje había sido organizado por un supuesto Centro Francés de Investigación Espacial situado en los Pirineos. Nada recuerdo de la historia, pero sí que el protagonista (Javier, un niño pelirrojo de unos 10 u 12 años) y sus compañeros astronautas escuchaban la noticia de que el asesino de Kennedy había sido devorado por una manada de lobos en Alaska). En todo caso supongo que mi primera fuente de inspiración fuera la aventura lunar de mi adorado Tintín.

De la expedición de Apolo XI, casi no hay en la exposición del Grand Palais otra cosa que la reproducción de un casco espacial y de la huella que dejó Buzz Aldrin en el polvo lunar. La performance artística de Mircea Cantor incita a comparar su pie con la huella… e hice como todo el mundo.


Las más ricas son las secciones de la exposición consagradas al sueño (obsesión podría decirse) de la Humanidad por ese extraño astro que aparece y desaparece, en apariencia caprichosamente, del cielo terrestre. Ya en el siglo II d.n.e. Lucien de Samosate publicó un primer relato lunar y muy famosas son  películas como la que, en los primeros tiempos del cine, realizó el gran Georges Meliès (versión cómica y muy libre de la novela de Julio Verne "De la Tierra a la Luna", publicada en 1865). Sin embargo, desde mucho antes la religión, la ciencia y el ciudadano común se interrogó sobre la Luna, utilizándola no solo para explicar el supuesto espíritu inconstante de la mujer, sino para calcular el paso del tiempo.
 
Le voyage dans la Lune
Georges Meliès (1902)



"La mujer de la Luna", de Fritz Lang (1929)

Las más diversas civilizaciones, continentes y épocas están representados en el culto lunar del que recoge numerosas muestras la exposición.

Me llamaron particularmente la 

atención un símbolo lunar-solar 

incaico de pura plata, un 

calendario lunar perpetuo de la 

civilización africana yoruba, 

varias figurillas egipcias, 

babilónicas, del imperio chino, 

una máscara de la actual 

República Centroafricana y un reloj astronómico construido bajo la dirección de Charles 

Perrault (el mismo que inaugurara la literatura infantil con sus famosos “Cuentos del mamá 

Oca, era un funcionario de la corte de Luis XIV que se ocupaba de las cosas más diversas).


Pierre Fardoil (relojero), Doménico Cucci  (ebanista), Jacques Caffieri(broncista),
François Girardon ( escultor), Antoine Coypel (pintor)
bajo la dirección de Charles Perrault
1699


un casi incunable mapa lunar ilustrado con amorcillos 

Lo más abundante son pinturas, esculturas y obras de arte, desde los egipcios a nuestra época que dan buena muestra de cuánto la Humanidad ha dejado volar su imaginación o ha intentado representar la belleza y misterio de la Luna.

La Luna es un motivo casi omnipresente
en la obra de Marc Chagall

dos piezas de la serie de Leonid Tishkov
Privet moon
fragmento del cuadro de La nuit un port de mer au clair de lune, 1771
de Claude-Joseph Vernet


Yo soy un astronauta (cosmonauta o espacionauta) frustrado

la primera máquina que utilicé: sala Juvenil de la Biblioteca Marti. Santa Clara, Cuba (foto de 1993

Comencé a escribir a mano, claro. Primero con lápiz (usaba los de dibujo, de mina muy dura, para no tener que estar sacando punta continuamente; así comencé a gastarme la vista y a los 15 años ya usaba gafas -"espejuelos" decimos en Cuba- de aumento). Luego pasé a los por entonces escasos bolígrafos. Cuando a mediados de los años 1970 quise comenzar a compartir mis escritos con los colegas de taller de escritura o presentarlos a premios literarios, comencé por acudir a alguna colega o amiga mecanógrafa. Una bibliotecaria de Sala Juvenil de la Biblioteca Provincial de Santa Clara tecleó mi primera novela (que ilustré... a mano, claro) y mandé al Premio UNEAC 1977. Pero mis obras eran largas y ella tenía mucho trabajo. Así comencé a teclear yo mismo en la Underwood de la foto: una máquina prehistórica, pero muy bien cuidada y de tipos redondos.
Fue al año siguiente que un amigo mexicano que partía de vacaciones, me dejó su moderna máquina portátil. En ella aprendí a teclear según las reglas del arte y mecanografié mi segunda novela, por primera vez de la primera a la última letra.
De mis máquinas posteriores no guardé ni el recuerdo de una foto, y tampoco de la máquina electrónica que utilicé durante mi estancia en Brasil '1989-1991) ni de mi primer ordenador, un Compaq portable que me acompañó 8 años. Pero esta ya es otra historia, porque en él comencé a escribir directamente sobre un teclado; abandonando para siempre la versión manuscrita previa y el enojoso mecanografiado ulterior
Lo dicho; esa es otra historia.

LA QUINTAESENCIA DE LA PACOTILLA

(Ideas que andan por ahí revoloteando y se le enredan a uno en el pelo)


Yo si no sueño, me aburro de noche. Solo duermo porque sé que voy a soñar mucho. Y cuando acabo un sueño me despierto. Yo duermo para soñar.

Algunos proyectos que fracasan faltos de medios, y es una pena. Hay proyectos que fracasan faltos de fines, y es una suerte.


Andersen escogió contar la historia de un pequeño cisne
abandonado entre patos. Pero ¿cuál es la otra mitad de la historia? La madre cisne, ¿era una joven alocada que abandonó a su hijo? ¿o murió en el “parto” de aquel huevo? ¿O acaso sacrificó abnegadamente su vida por salvar la de su hijo, como la mamá de Harry Potter? Y si se trata de un error en el hospital materno, ¿qué ocurrió con el Cisnecito Feo...?

“Lo mío es un árbol geniológico”, dijo el Genio

Dios cró al hombre... y murió de parto.

Dios castigó tan duramente al hombre constructor de la torre de Babel, que le quitó las ganas de conquistar el cielo. Desde entonces no hacemos más que buscar el infierno. ¿Por qué ese brutal castigo? ¿Amenazaba el hombre de entonces la paz del cielo o simplemente Dios tuvo miedo a compartir su poder? ¿Quién es entonces el culpable de la maldad del hombre?

No tengo nada contra la desmitificación, salvo cuando el
desmitificador tiene menos talento que el autor del mito… y es,
desgraciadamente, lo que ocurre más a menudo.

Mientras más aislados, solitarios e individualistas más necesitamos de hábitos gregarios: compartir los mismos eventos deportivos, los mismos programas de tv, las mismas ropas… Las marcas son nuestra nueva tribu. Ya no podemos abarcar la comunidad a la que pertenecemos entr el resplandor de la hoguera, ahora la tribu la delimita la comunidad de consumo. Dentro de la enorme diversidad de la web, nos unifican los portales compartidos. La tele le gana al libro porque menos ubicuo, y el best seller sustituye a la obra original por lo mismo.

{ El vecino siempre tiene la barba más larga y menos quijada}

Era tan bello aquel texto, que había que ponerse de pie para leerlo

Todo el mundo puede apreciar el brillo del diamante, pero pocos y sabios son los que se regocijan con los íntimos destellos del carbón.

El hombre ha buscado –otrora más intensamente- el Paraíso
terrenal. Incluso la búsqueda de vida extraterrestre va, en el fondo, en la misma dirección. Un día los hombres de ciencia nos dirán lo que no hemos querido saber: el Paraíso estaba aquí mismo, en la época en que el Hombre aún carecía de fuerzas para destruir a sus semejantes y a su medio. Ese Paraíso lo hemos convertido en Infierno: un infierno con espacios o momentos de Purgatorio.

Los peces no mueren, naufragan.

Hay victorias pírricas, pero también derrotas pírricas e incluso empates pírricos.

Tengo músculos de payaso






PRIMER ESCRITOR QUE VISITA LA ESCUELA FRANCESA DE LA HABANA

PRIMER ESCRITOR QUE VISITA LA ESCUELA FRANCESA DE LA HABANA
los pequeños de CP examinan mis libros La canción del castillo de arena y La bruja Pelandruja está malucha

El 17 de febrero pasado visité la Escuela Francesa de La Habana. Es quizás uno de los más pequeños establecimientos educativos franceses en el extranjero, pues solo hay un grupo por cada nivel de enseñanza primaria y los estudiantes secundarios siguen básicamente “cursos a distancia”. No obstante, la escuela francesa de la capital cubana tienen creciente demanda y prevé la próxima construcción de un nuevo edificio y la ampliación de oferta educativa.

Apenas entrar me sentí en un colegio francés: los juegos instados en el patio, los muebles, los mapas y dibujos en las pareces, el aspecto general de la biblioteca... todo era idéntico a las numerosas escuelas que he visitado en Francia. Pero los grandes árboles que sombreaban el patio y el propio sol así mantenido a distancia, el cielo azul, los olores... todo ratificaba que me hallaba bien en Cuba.

La bibliotecaria, los maestros y el director me recibieron con entusiasmo y, para mi sorpresa, me revelaron que yo era el primer escritor que visitaba la escuela. Sé que soy el único escritor infantil cubano que ha publicado varios libros en Francia, pero contaba con que alguno de los numerosos franceses que aman y vistan Cuba fueran escritores para chicos y se hubiesen dado un salto a un colegio donde niños franceses y de otras muchas nacionalidades (varios con un progenitor cubano y el otro extranjero) estudian en la lengua de Molière (o Perrault, Julio Verne, Pierre Gripari... para aludir a autores consagrados por la infancia).

Incluso pude esperar que en país donde la literatura infantil fue casi inaugurada por el gran José Marti (para no hablar de grandes autores contemporáneos como Dora Alonso, Onelio Jorge Cardoso o David Chericián) algún colega, incluso no traducido al francés, hubiese presentado allí alguna obra.

El caso es que me sentí más escritor francés y cubano que nunca. Bajo el criollísimo sombrero de yarey siempre es posible llevar también la famosa boina francesa... aunque lo cierto es que he publicado más libros (siete) en Francia que en Cuba (cinco), y eso que cuando abandoné mi país natal a los 34 años ya tenía muy definida mi carrera literaria. De hecho, ingresé en la cultura francesa mucho antes que en su territorio (1994) y actualmente leo, pienso y sueño habitualmente en francés; aunque sigo escribiendo la mayoría de mis textos en español... y no solo los que hablan de Cuba.

De estas y otras cosas, relacionadas con mi trabajo de escritor e ilustrador, y con mi vida un tanto nómada, hablé el 17 de febrero pasado con unos encantados y sobre todo encantadores niños de la École Française de La Habana. Solo pude dejarlos tras prometerles volver con mis nuevos libros (por ejemplo ese Petit Chat Noir a peur du soir que ya estaba circulando en Francia y que yo solo descubriría a mi regreso, una semana más tarde). También prometí, a los chicos y a sus educadores, consagrarles más tiempo la próxima vez; un taller de escritura, tal vez.

Mientras tanto, ojalá que algún otro escritor cubano publique en Francia o que algún escritor francés sea traducido en Cuba, o cualquier otra variante permita un mayor acercamiento entre ambos países a través de sus respectivas literaturas y lenguas. Al fin y al cabo, Francia y Cuba ya se encontraron en “La Edad de Oro” el gran clásico para niños de José Martí: en esa obra insigne no solo figuran dos cuentos traducidos del francés Edouard de Laboulaye, sino numerosas ilustraciones de otro galo, célebre en el siglo XIX: Adrien Marie... quien inspiró algunas de las bellas páginas escritas por el cubano para su revista (pero esto es tema para otro momento).